Historia de los frijoles

Compartelo en ...

Frijoles, habichuelas, alubias, porotos, judías, o mongetes, según dónde estemos así los llamamos, son protagonistas de la cultura gastronómica hispana. Los frijoles abundan en nuestros países de origen desde antaño, por tanto, son tan "latinos" como cualquiera de nosotros. Existen diferentes versiones de su origen e historia, hoy os cuento este:

Excavaciones arqueológicas indican que el origen del frijol proviene del sur de México y Centroamérica desde hace más de 7.000 años. En México, por ejemplo, los Aztecas usaron el frijol como parte principal de su sustento alimenticio. Por otro lado, los Incas se encargaron de introducirlo al resto de Suramérica.

La propagación y popularidad del frijol fue tal, que en el tiempo antes de la Conquista, los aborígenes de toda América además de vegetales y otras semillas, se alimentaban primordialmente del frijol. De esta manera, el frijol, junto al arroz y el maíz, se convirtió en parte fundamental de su dieta debido a su alto valor.

El continente europeo desconocía esta legumbre, aunque en Asia sí existía una especie similar. Los árabes, particularmente, mantenían cultivos de la llamada "al-lubiya", nombre árabe que se conservó cuando los europeos la conocieron por primera vez.

Cuando ocurre el descubrimiento de América, los colonizadores españoles se encontraron con un mundo, y una comida totalmente ajena a lo que ellos estaban acostumbrados. Con los que poco a poco fueron acostumbrándose.

Aún así, el lugar donde el frijol es absoluto protagonista es en Latinoamérica. En cada uno de estos países, existe más de un platillo típico que contiene este ingrediente tan particular.

  • En Cuba no puede faltar en la mesa un plato de frijoles negros para acompañar cualquier comida, desde una ropa vieja, hasta una carne frita, siempre con un poco de arroz.
  • En República Dominicana, también se preparan deliciosas comidas con frijoles. Existe, por ejemplo, el Sancocho de Habichuelas Negras, el cual es una mezcla de arroz, plátano y por supuesto, frijoles.
  • En Brasil, se disfruta de la conocida Feijoada Brasileira, un potaje que incluye diversos tipos de carne, papas y frijoles negros.
  • En México y en gran parte de Centroamérica no puede faltar el plato de frijoles, ya sea enteros o fritos, en la mesa.

Afortunadamente, aparte de ser deliciosos, los frijoles son un buen alimento, ya que son una gran fuente de hierro.

Tags usados

dsfsdfsdfdf
Te ha gustado lo que has leido?
dsfsdfsdfdf
dsfsdfsdfdf
Compartelo!
en Facebook
Compartelo!
en Twitter
Siguenos en Facebook!
Siguenos en Twitter!
dsfsdfsdfdf

Editado por Begoña Perez

Siempre he sido una persona leal con las organizaciones que he trabajado y trabajo actualmente. Mi desempeño en el trabajo me hace ser apasionada con lo que hago y me encanta.